Convierte tu vivienda en un hotel con encanto

¿Has heredado una propiedad y te gustaría convertirla en un hotel con encanto? ¿Tienes una segunda residencia en desuso y preferirías reformarla con vistas a sacarle una mayor rentabilidad? Son muchas las familias que se ven envueltas en una situación parecida. En el momento en que tenemos una casa que no queremos habitar surge siempre la misma pregunta. ¿Cómo podemos sacarle partido?

En este sentido, una decisión que toman muchas personas es reformar la vivienda, con vistas a alquilarla o a una futura venta que pueda ser más suculenta. Sin embargo, si la propiedad es de grandes dimensiones y cuenta con muchos dormitorios, ciertas personas optan también por convertirla en un hotel. De hecho, es el caso de los cada vez más numerosos hoteles con encanto, muchos de los cuales son viviendas antiguas, en pueblos o localidades rurales, heredadas y reformadas para dicho objetivo. A continuación te comentamos qué debes tener en cuenta si te decides por este camino.

reforma-hoteles-encanto-habitacion

 

Qué debes tener en cuenta para reformar tu vivienda

  • ¿Cuál es tu objetivo? Si no lo tienes claro, no deberías seguir adelante. Piensa qué cantidad de dinero estás dispuesto a invertir, qué rentabilidad esperarías sacar en el futuro, qué estilo estás buscando, que tipo de mobiliario debería primar, qué inquilinos esperas atraer, etc. Es decir, dentro de tus conocimientos, elabora un plan de marketing lo más detallado posible.
  • Permisos y ayudas. Formaría parte del punto anterior, pero es suficientemente importante como para merecer una sección aparte. Asegúrate de los permisos necesarios para reformar la casa, qué paredes o tabiques se pueden desplazar o no, cómo se podría afectar a los vecinos, etc. Para según qué tipo de obra, vas a necesitar un permiso del ayuntamiento de tu municipio. Más si cabe si quieres convertirla en un hotel con encanto o similar. Por otro lado, puede ser que te puedas beneficiar de ciertas ayudas públicas, en el marco del Plan Estatal de Vivienda. Explora sus condicionantes y podrías llevarte una grata sorpresa.

reforma-hoteles-encanto-pais-vasco

  • Contacta con profesionales. Para cumplir con el primer punto, lo mejor es que también te apoyes en gente experta. Encontrarás muchas agencias que se dedican a tasar tu residencia, examinas posibles daños y desperfectos, y elaborar un presupuesto del coste de la reforma que tienes en mente. Serán el mejor aliado para decidir si sería adecuado bajar tus expectativas o tal vez ser más ambicioso. Y por supuesto, no te quedes sólo con una opinión.
  • Seguimiento de las obras. Reformar una vivienda no es hacer una lista de compra y pasársela a un arquitecto o albañil. Vas a tener que estar encima, ser muy concreto en tus pretensiones, avisar de los más que probables errores que te vas a encontrar en el proceso. Además, seguro que te van a ir surgiendo nuevas ideas que querrás incorporar, o decidirás no seguir adelante con alguna decisión que habías tomado previamente, siempre que cuente con el beneplácito de los encargados de tu reforma.

Como has podido apreciar, reformar una vivienda nunca es una tarea fácil ni rápida. Antes siquiera de empezar, pide consejo a personas que conozcas que hayan hecho proyectos como este, o infórmate en Internet para tener una idea inicial de cuánto podría costarte todo. No inviertas un euro hasta tener una idea clara de lo que quieres y tener todo bien atado con profesionales contrastados. En este tipo de obras, tenlo claro, lo barato siempre resulta caro. Si sigues estos consejos, seguro que tu hotel con encanto tendrá un gran éxito mucho antes de lo que crees.

Category: Consejos
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>