Dando el paso: por qué instalar aire acondicionado en el hogar

Todos tenemos algún conocido, amigo, vecino, familiar… o más de uno, seguramente, que tiene el aire acondicionado instalado en casa. Y no deja de repetirnos lo maravilloso que es y lo bien que se está en casa, y que en verano casi no quiere salir del hogar porque echa de menos el fresquito de su aire acondicionado.

 

Todo el mundo tiene aire acondicionado…

Vaya, más o menos todos hemos tenido esa sensación. En verano muchas son las gentes que se concentran en los centros comerciales porque allí el aire acondicionado les hace estar en la gloria. Cuando nos toca trabajar en la oficina en verano y se acaba la jornada, casi da pereza salir del edificio porque sabemos que fuera nos espera el infierno de la ola de calor veraniega ante la que estamos indefensos, porque no tenemos el aire acondicionado de la oficina para combatirlo. O en el transporte público, mismamente. Cuántos veranos no resoplamos de lo mucho que tarda el autobús en venir y el calor abrasador que hay en la parada, deseando que aire acondicionado del transporte urbano nos acoja en su seno como a hijos pródigos.

En fin, éstas son razones más que de sobras por las que uno debe pensar seriamente en instalarse el aire acondicionado en el hogar.  Pero hay más.

…y tú deberías tenerlo también

Porque en el mercado resulta que hay marcas de aire acondicionado con una gran calidad, cosa que hace inclinarse la balanza aún más a favor de que un aparato de aire acondicionado definitivamente entre en nuestro hogar. Por poner un caso concreto (y que personalmente conozco): la marca VECAMCO. Lleva mucho tiempo en el mercado y eso ya significa mucho. Indica que los clientes llevan años y años confiando en su saber hacer y en su eficiencia, en la calidad de los aparatos de aire acondicionado que pone al servicio de sus clientes. Por otra parte mantenerse por tan largo tiempo en el mercado quiere decir que VECAMCO ha sido capaz de enfrentarse a su competencia y a sus mejoras y mantenerse en el candelero, defendiendo la calidad que lleva años caracterizando a la marca.

A todo esto se añade un pro más: el criterio estético. Los ventiladores no contribuyen demasiado a la decoración de un hogar. Más bien la estropean, cuando esos grandes armatostes irrumpen en las líneas depuradas de un salón por ejemplo en el que se ha cuidado el diseño. Con uno o varios aparatos de aire acondicionado eso no ocurre, puesto que sus líneas son sencillas, limpias y pasan desapercibidas integrándose en la decoración de cualquier estancia. Además un aire acondicionado es bastante más silencioso que un ventilador.

Ya ves, en este post nos sobran las razones para pasarnos al aire acondicionado, y que conste que somos de la vieja escuela, la del ventilador. Pero de este verano no pasa. Este verano definitivamente el aire acondicionado va a entrar en el hogar de quien escribe estas líneas.

Category: Consejos
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>